Antes

Antes En una conferencia en el CGAC, Santiago de Compostela, Pereiro hablaba así de sí mismo: “Viví casi como los salvajes hasta los  16 años. El campo, los animales, los campesinos, las estaciones, el frío, la lluvia.La naturaleza es fuerte y a las personas que viven en ella las marca profundamente. La naturaleza es perfecta tanto por su belleza como por su crueldad. Pasados los 18 años recalé en Zúrich, Suiza, evitando así el servicio temido militar y más o menos me quedé por allí. Más tarde viví cerca de 10 años en Barcelona y , aunque algo más en Zúrich, ahora me muevo en las dos ciudades. Zúrich, que al principio amputó mi vida por completo no sólo por el shock cultural que ello supuso, sino por el desprecio y desinterés de aquella sociedad neutral de mirada opaca y sin rostro.  

Jamás hubo ni habrá (ahora es ya inútil) relaciones de carácter normal con la comunidad artística local. Algo incomprensible pero  a los artistas de origen foráneo se nos ignora, evita y menosprecia conscientemente. En Zúrich me extirparon el sentido de pertenencia a una comunidad. No tengo patria, país, ni tierra. No soy de ninguna parte. Pero al menos tengo la ilusión de ser de todas a la vez,  esto me gusta